LAS PENAS y ALEGRÍAS DEL MEDIO AMBIENTE, sus políticas y sus políticos.

lunes, 3 de diciembre de 2012


RED NATURA 2000
Cochambre en Oyambre


Hace unos días, la Unión Europea anunciaba una importante ampliación de su Red Natura 2000. Para quien no esté familiarizado con el significado de la Red, diremos que es una colección de espacios naturales protegidos, en tierra firme y en el mar, conteniendo  hábitats de especies que es preciso preservar y cuyo objetivo básico es la conservación de la biodiversidad (1). Se trata, en suma, de la mayor aportación de la Unión Europea al Convenio Internacional sobre Biodiversidad de Naciones Unidas (Río de Janeiro 1992).

Los espacios incluidos en esta Red reciben el nombre de Lugares de Interés Comunitario (LIC) y se integran en las llamadas Zonas de Especial Conservación. En estos momentos, el 17,9% de la superficie terrestre comunitaria forma parte de la Red Natura 2000, así como el 4% de la superficie marina de sus aguas. La reciente ampliación de la Red crea 235 sitios nuevos (LIC,) que representan 25.000 kilómetros cuadrados adicionales a los 768.000 anteriores. Los mayores protagonistas de esta ampliación son Rumanía y el Reino Unido.

La Red Natura 2000 lleva funcionando desde hace veinte años. Un período de tiempo lo suficientemente amplio para juzgar si está cumpliendo los objetivos para los que fue creada. La respuesta es no. La Red no ha cubierto sus expectativas.  Tan sólo el 17% de las especies de fauna y flora que pretendía proteger se encuentran, hoy día, en aceptable estado de conservación. La mayoría de los hábitats (LIC) y espacios de protección de aves (ZEPA – Zona de Especial Protección para Aves) se degradan cada día, sufren presiones y son olvidados por gobiernos y autoridades. La Red Natura 2000 es, en buena medida, una red de papel.


Vista aérea de la duna de Oyambre en 2009. La estrecha y antigua carretera,
corta  la duna y el campo de golf. La nueva "variante" aparece en la parte inferior
de la fotografía. En el momento de la suspensión cautelar de las obras (2010), el trazado de la variante había
ya enlazado con la playa, completando el aplastamiento del humedal. 

La Comisión Europea señalaba, el 10 de noviembre de 2012, la presencia de cuatro amenazas para la Red: la fragmentación que padecen sus lugares, las infraestructuras que se levantan en su seno, la ausencia de regulación para su gestión y la ausencia de claros objetivos de conservación. Es irremediable añadir una quinta amenaza, y de las peores: la idiotez de algunas autoridades supuestamente encargadas de proteger y gestionar la Red en cada Estado miembro y en cada región europea. Contra esta destructiva amenaza hay poca defensa porque llega desde el poder. Expongamos un caso sangrante:

El día 9 de noviembre de 2012, el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) dictó sentencia sobre la carretera “variante” del LIC de Oyambre, anulando definitivamente el proyecto. Se ratificaba así la sentencia del juez que, en 2010, paralizó de forma cautelar las obras. La variante pretendía sustituir un viejo tramo de carretera que cruza la duna atlántica de Oyambre. Tramo que, además, secciona el campo de golf privado plantado encima de la duna. Esta es la pequeña historia de una idiotez política y administrativa.


Marcha de activistas sobre las obras de la variante en 2010

En el año 2008, autoridades del Gobierno de Cantabria (España - Consejería de Obras Públicas y Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural) presentaron el proyecto de la “variante” (By pass), que se construiría encima de uno de los humedales del LIC. El beneficio esperado de la infraestructura era liberar a la duna de la vieja carretera que la atravesaba, aunque para conseguirlo se disponía a rellenar con piedras un humedal. La Dirección General de Montes y Conservación de la Biodiversidad, dependiente de la anteriormente mencionada Consejería de Ganadería, no consideró necesario realizar una Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) que dictaminase la afectación de espacios protegidos y pertenecientes a la Red Natura 2000.


Las obras interrumpidas, en la actualidad.

Los trabajos comenzaron al final del verano de 2009, sin contar con la preceptiva EIA. La ONG "Ecologistas en Acción", presentó denuncia ante los tribunales y ante la Comisión Europea. En poco tiempo, y ante la gravedad de los hechos denunciados, el magistrado correspondiente ordenó la paralización cautelar de las obras. El Gobierno de Cantabria se apresuró a recurrir ante un tribunal superior, que es quien acaba de confirmar la sentencia previa. 

Ahora, el TSJC declara ilegal y nulo  el proyecto, ordenando a la Dirección General de Montes y Conservación de la Biodiversidad que restaure el humedal degradado y lo retorne a su anterior situación. Entre sus motivaciones, el TSJC rechaza las alegaciones de las autoridades en el sentido de tratarse de una beneficiosa variante, destinada a “liberar” la duna protegida. En realidad, afirma la sentencia, la machacada duna de Oyambre se liberaría de forma más efectiva si se erradicara, de una vez por todas, el campo de golf que la recubre, como paso previo de los obligados trabajos de regeneración del completo sistema dunar. 

La protección de Oyambre, su duna y los
humedales que la rodean, data de los años ochenta del pasado siglo, época
a la que corresponde esta fotografía. Cuarenta años de batalla legal por conservar un espacio cada día amenazado por especuladores y autoridades incompetentes.

La peor amenaza para un espacio de la Red Natura 2000 no es el cambio climático, la desidia o el descuido de los ciudadanos. La mayor amenaza es la memez, la obcecación o la prepotencia de quienes tienen la obligación de ordenarlo, restaurarlo y protegerlo.  El LIC de las Rías Occidentales y de las dunas de Oyambre (Nº de Código ES 1300003) es uno de esos espacios europeos de la Red Natura 2000 cuya pésima gestión no compensa las anunciadas ampliaciones. Es una muestra de cómo la mediocridad nos cuesta una fortuna y nos llena de vergüenza.

¿Quién pagará la restauración ordenada por el TSJC? Sencillo: la pagaremos todos los españoles con nuestros impuestos, regresando a esa situación, tan española, del Delito sin Delincuente. También, los de siempre afirmarán que la culpa de todo este desaguisado no la tienen ni las autoridades, ni los políticos, ni los jueces. La tienen los "Ecologistas de mierda". 

(1)La Red Natura 2000 se crea mediante la Directiva 92/43/CE (Directiva Hábitats) y en ella se integran también los espacios protegidos para las aves de la Directiva 79/409/CE (Directiva Aves)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada