LAS PENAS y ALEGRÍAS DEL MEDIO AMBIENTE, sus políticas y sus políticos.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

COMILLAS  BAJO EL MONZÓN
Las desventuras del cambio climático


Comillas, agosto 1993

Al atardecer del sábado 27 de diciembre, lluvias torrenciales descargaron sobre el litoral de Cantabria occidental (Reino de España). El suelo fue incapaz de retener tanta agua y ésta se acumuló rápidamente en las zonas más bajas de pueblos como Comillas y Cabezón de la Sal, inundando viviendas, locales y vías públicas. Uno de los principios del cambio climático se cumplía: “las lluvias serán torrenciales o no serán”.

En el caso de Comillas, la inundación de su centro urbano no es una novedad. El 26 de agosto de 1993, el pueblo soportó una tromba de agua que el sistema de colectores y alcantarillado no pudo negociar y se vieron barcas en las calles. Diez años después, las autoridades locales estaban trabajando en un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), mientras el crecimiento urbanístico parecía desbocado y grandes extensiones de suelo habían ya sido impermeabilizadas y selladas por nuevas construcciones.

Por entonces, la agrupación vecinal “Procomillas” presentó alegaciones al PGOU, recordando a los redactores del Plan que el cambio climático no era un entretenimiento de científicos chiflados. Aquí se ofrece una fracción del contenido de aquellas alegaciones, debidamente entregadas a las autoridades responsables en septiembre de 2005  y que no obtuvieron la menor respuesta:


 Cambio climático
No obstante, la Asociación considera que la ausencia de mención alguna a las imparables consecuencias del cambio climático, y sus más que posibles efectos sobre el futuro socioeconómico y ambiental de Comillas, es una carencia de especial gravedad en el diseño del PGOU. Teniendo en cuenta que hacer frente a los efectos del cambio climático y adoptar la Directiva Marco de Aguas son dos grandes prioridades ambientales de la Unión Europea, los redactores del Plan  deberían mencionar y tomar en consideración:

-       El aumento en 4 grados centígrados de la temperatura media en Cantabria en el horizonte del año 2080. (Escenario ACACIA. Informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente – AEMA  Nº 2/2004)
-       La disminución de entre el 20% y el 30% de la pluviometría media de Cantabria en verano, época de máxima demanda del recurso, en el horizonte de 2080 (Escenario ACACIA – AEMA 2004)
-       La progresiva disminución de días muy lluviosos y húmedos, cifrada en más de tres días menos por cada década trascurrida. Cifra que puede reducirse significativamente en el futuro (IPCC – 2004).
-       El aumento de hasta 4,6 grados centígrados de media en la temperatura de las aguas del Cantábrico a lo largo del siglo XXI (Fuente IPCC – año 2001)
-       La progresiva disminución del caudal de los ríos y del volumen de sus descargas al mar en la cornisa cantábrica de hasta un 25% en el año 2070, sobre la base del año 2000 (CEDEX. Ministerio de Fomento. España 2003)
-       El progresivo aumento de los riesgos de lluvias torrenciales seguidas de inundaciones y de vientos huracanados (Informe Dirección General de Medio Ambiente CE. Prevención de Riesgos ambientales. Estrategia de protección de suelos).
-       El aumento medio del nivel del Cantábrico en hasta 0,48 centímetros, provocado básicamente por la dilatación térmica del océano, lo que supondría la desaparición de la playa de Comillas en el transcurso del presente siglo (Escenario SRES – IPCC – 2001).

A la vista de estas previsiones, avaladas desde el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) y la Agencia Europea del Medio Ambiente, el PGOU de Comillas debería ser cuidadoso a la hora de proyectar las necesidades en agua dulce de la futura población, así como disponer de suficiente suelo libre con capacidad para retener el agua y evitar el riesgo de inundaciones. Esta necesidad se hace aún mayor por la orografía donde se asienta el grueso del previsto desarrollo urbano de Comillas. A este respecto, se observa que dicha expansión se asienta fundamentalmente en el interior de una cuenca prácticamente cerrada, delimitada por elevaciones (La Coteruca, Rovacías, Carretera a Cabezón), y con una única salida para las aguas en el espacio que desemboca en la depresión del cruce del Bar Filipinas.


La inundación de 1993 volvió a repetirse pocos años después en el mismo espacio, a pesar de haberse aumentado la capacidad de los grandes colectores de aguas pluviales tras una larga y costosa obra. Después de la segunda inundación (octubre de 2005) y la tercera (julio de 2006) se hizo evidente la necesidad de contar con el “tanque de tormentas” en la zona baja del pueblo, capaz de hacer frente a los episodios de lluvias torrenciales. La infraestructura había sido recomendada en las alegaciones de la Asociación Procomillas que, en su resumen final, decían:


-     Recomendar en el PGOU efectuar estudios sobre la capacidad de retención y absorción de aguas de escorrentías extremas en la cuenca cerrada a urbanizar, propugnando la reserva de suelo libre para zonas de absorción. En su caso, ajustar las necesidades de evacuación de aguas de lluvia por sistemas de saneamiento. Prever la instalación de tanques de tormenta.
 
Una visión general del entramado urbano previsto en el horizonte de 2015, período estimado de vigencia del Plan, muestra la existencia de grandes espacios verdes al Oeste del casco histórico de Comillas (Seminario, Palacio de Sobrellano, jardines privados al sur de Sobrellano) y un lamentable vacío al Este, donde el suelo puede ser sellado y compactado en una enorme extensión. Resulta imprescindible buscar el equilibrio con la delimitación exacta de corredores o de espacios verdes capaces de absorber el agua de lluvia en el espacio delimitado entre la Coteruca, Robacías, el casco de la villa y la carretera de Cabezón. No es adecuado confiar en que Ayuntamiento, promotores y particulares desarrollen jardines y arbolados en las nuevas zonas urbanas del Sur y Este de Comillas.


Comillas, diciembre 2014

Han pasado ocho años desde la última inundación y el cambio climático sigue su imparable avance. El año 2015 llega y el PGOU no ha podido proteger al pueblo. El pequeño “tanque de tormentas” instalado en 2007 para retener lluvias torrenciales se ha mostrado claramente insuficiente. Simultáneamente, se han impermeabilizado más metros cuadrados en la cuenca de captación de lluvias, a causa de nuevas construcciones brotadas de la “burbuja inmobiliaria”.

La solución a las reiteradas inundaciones en Comillas no es fácil ni barata, ya que parte de un error de concepto: la carretera que sale de Comillas en dirección a Cabezón de la Sal fue construida en su día sobre un arroyo; la zona que se inunda fue en su día una pequeña marisma. Resulta imprescindible acometer el estudio hidrológico de la cuenca, pero hacerlo teniendo en cuenta las previsiones más pesimistas del cambio climático. Cuando los ambientalistas hablamos de la progresiva  "mediterranización" de Cantabria, usamos un término amable porque en realidad estamos ante la "tropicalización" de Cantabria. 

Las lluvias torrenciales (tropicales) no son tomadas a broma por otras autoridades europeas que, a toda prisa, construyen enormes tanques de tormenta en grandes ciudades. Algunas tan poco tropicales como Amsterdam. Desgraciadamente, en el Reino de España, demasiados políticos y demasiados ciudadanos siguen infravalorando los efectos del cambio en el clima mundial, causado por el efecto invernadero de nuestras emisiones.

En el caso de las inundaciones, tratar de ahorrar dinero en la mejora de los sistemas de retención y almacenamiento de escorrentías tropicales es un error muy grueso. El coste de los daños causados a bienes públicos y privados es siempre superior al gasto en medidas preventivas. Si el daño entrañase la pérdida de vidas humanas, ese ahorro entra en el terreno penal. Pero hacer comprender cosas tan simples a la mayoría de los políticos nacionales es tarea hercúlea y abocada al fracaso.

Coincidiendo en el tiempo con las (anunciadas) inundaciones de Comillas, un prócer político de Cantabria anunciaba su retirada de la vida pública. Se trata del Senador D. Gonzalo Piñero García - Lago, afecto al Partido Popular. Su prematura jubilación concluye 33 años de vida íntegramente dedicada a la política, costeada por la hacienda pública y los presupuestos municipales, regionales y estatales. Sus últimos ingresos conocidos, en el Senado del Reino, superaban los 6.000 euros mensuales. Don Gonzalo inició su vida política como diputado del Parlamento de Cantabria en 1987 y Consejero (ministro regional). Sucesivamente ocuparía los cargos de concejal del ayuntamiento de Santander (1991), alcalde de la ciudad (1995) y Senador (2004).

Las más satánicas leyendas urbanas que circulan por la bella ciudad de Santander, siempre  falsas y aborrecibles, cuentan que en el transcurso de uno de los mítines electorales que enriquecieron la vida política de Don Gonzalo, el prócer pidió con voz vibrante al entregado auditorio qué era lo que esperaba de su gestión. Una voz respondió desde el fondo de la sala… ¡¡Acaba el bachillerato!!  

lunes, 29 de diciembre de 2014

WONDERLAND SUIZA
Cinco años perdidos


Las políticas europeas para reducir las emisiones de CO2  en el transporte por carretera perdió fuelle hace tiempo. Dentro de un par de días, el 1 de enero de 2015, tenía que haber entrado en vigor la obligación de que el 100% de los nuevos coches fabricados en la Unión Europea emitieran una media de 95 gramos de CO2 por cada kilómetro recorrido. La norma se refiere a la completa producción de una firma, obteniendo la media de emisiones entre sus motores de alta gama y los instalados en sus pequeños utilitarios.

De esta forma, fabricantes como Mercedes-Benz o BMW tendrían que adoptar esta media de 95 gr/km, algo casi imposible para un habitual fabricante de berlinas de alta cilindrada. La solución fue empezar a fabricar también pequeños modelos, con menores emisiones que compensaran las de los grandes coches de la casa. Otra fórmula era que la firma especializada en producir coches grandes se asociara con fabricantes de utilitarios y empleara sus reducidas emisiones (o nulas emisiones si son coches totalmente eléctricos) para alcanzar la media.

Llega el año 2015, pero la completa aplicación de la norma se ha retrasado hasta el 2020. El motivo es la presión del lobby del automóvil europeo sobre las autoridades comunitarias. Estamos ante un bucle infernal, donde las petroleras presionan a los fabricantes y éstos a la Comisión, para retrasar todo lo posible la expansión del coche eléctrico. Por su parte, las corporaciones eléctricas sabotean en todo lo posible la energía solar fotovoltaica, ya que no existe peor pesadilla para el escalofriante sistema  energético que nos gobierna que un ciudadano recargando su coche 100% eléctrico gracias a los paneles solares que tiene en su tejado.

El presidente regional de Cataluña en su Audi

Las más altas autoridades de los Estados miembros de la Unión Europea tampoco  dan ejemplo. Es suficiente con ver los coches oficiales que utilizan en sus desplazamientos. Generalmente son vehículos de gran cilindrada y que emiten por encima de los 200 gr/km. Las excusas del despropósito son variadas: la “representación” y la “dignidad” del cargo, la necesidad de que viajen confortablemente, ya que son abnegados y fatigados servidores, o la necesidad de usar vehículos blindados, de enorme peso y que precisan grandes motores.


Si Francia se decanta por sus grandes Renault, Peugeot o Citroën, en el Reino Unido usan Jaguar y Rover, en Italia, Lancia o Maserati, mientras que en Alemania emplean los grandes Mercedes, Audi y BMW. El Reino de España, que no considera suficientemente digno que sus ministros se muevan en un SEAT, adora el Audi A8 y sus 244 gr/km de emisiones. Lo de las autoridades españolas es una plaga: ministros, presidentes de regiones y alcaldes de grandes ciudades se apoltronan en los Audis. Algunos de ellos tuvieron un coste de 380.000 euros por unidad, aunque la media está entre los 65.000 y los 85.000 euros.


Un ex-ministro de Justicia del Reino de España y su Audi

Frente al despliegue de tantas y tantos políticos echando CO2 por las orejas, aparece una mujer que, encima, es suiza (Zurich). Se llama Doris Leuthard y ocupa uno de los siete puestos de Consejo Federal del Gobierno de Suiza. En estos días ejerce el cargo de ministra de Medio Ambiente, Energía, Transportes y Comunicaciones. Hace tiempo, como presidenta del Partido Demócrata Cristiano, la señora Doris Leuthard era una defensora de la energía nuclear. Ahora, una vez vistas y comprendidas desde las esferas del poder las entrañas pestilentes de la energía nuclear y petrolera, ha decidido la progresiva desnuclearización de su nación y ha cambiado de coche oficial.


La Consejera Federal, Doris Leuthard, usa un Tesla S


¿Un nuevo Audi A8?, ¿un Mercedes-Benz Clase “S”? ¿un BMW serie “7”? Ninguno de ellos. Ha elegido un Tesla S californiano, eléctrico al 100%, con una autonomía de 450 km y cero emisiones. Con la compra  ha economizado unos 20.000 euros respecto de otros coches oficiales alemanes. Dos Consejeros Federales más han optado por el mismo automóvil. El detalle es que Suiza no forma parte de la Unión Europea, no usa el euro y no obedece a la señora Merkel.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

De JEAN MONNET y ROBERT SCHUMAN a
JUNCKER & TIMMERMANS

Desmontando Europa


Jean Claude Juncker


El flamante Presidente de la Comisión Europea no pierde el tiempo. Después organizar en su Luxemburgo natal los medios legales que favorecen fiscalmente a más de 300 corporaciones multinacionales, el señor Juncker se prepara para desmontar el acerbo ambiental comunitario. Sin duda, la ideología del Presidente y sus colegas del Grupo Popular Europeo tiene objetivos claramente definidos.

Con la activa complicidad de gabinetes privados, consultoras y auditoras de renombre puestas a servicio de las corporaciones, las artimañas legalistas de la Unión Europea han conseguido desviar las obligaciones fiscales de ciertas empresas desde las naciones donde actúan hacia el paraíso fiscal de Luxemburgo. Gracias a esta maniobra de sumidero, los presupuestos de los Estados miembros afectados se empobrecen, impidiendo destinar más dinero a la educación y la sanidad públicas, a los comedores infantiles, la dependencia o las pensiones de los mayores. El señor Juncker puede estar tranquilo: en le Parlamento Europeo cuenta con el apoyo de Grupo Popular Europeo y con el silencio de los eurodiputados del PSOE, reticentes a crear una comisión de investigación sobre el tema.


Frans Timmermans
Después de esta entrada triunfal en la Comisión,  el señor Juncker ha dado instrucciones a su mano derecha, el Vicepresidente Frans Timmermans (Partido del Trabajo – Holanda- Socialdemocracia). Se trata de hacer algunos favores complementarios a las corporaciones empresariales (Lobby Europe Business), proponiendo reformas en las políticas de calidad del aire que respiramos y en la gestión de las basuras generadas por las industrias.

La primera propuesta es rebajar los objetivos contemplados en el Plan de Trabajo 2015 sobre la calidad del aire. El Plan buscaba reducir las 58.000 muertes prematuras que se producen cada año en la UE a causa de la contaminación atmosférica por nitrógeno, partículas (PM), ozono y azufres, sumado a los daños provocados en la agricultura y en los bosques. El señor Timmermans ha aceptado el mandato empresarial (retirar la propuesta de reducción de emisiones industriales), lo que garantiza mantener el recorte de la esperanza de vida para 400.000 ciudadanos comunitarios.

No es una mala idea para los ideólogos neoliberales, ya que morirá antes la gente de más edad y se ahorrará el dinero de sus pensiones. Además, los puestos de trabajo vacantes podrán ser cubiertos por jóvenes con sueldos basura, en jornadas de 14 horas, que el personal de más de 50 años soporta con reticencias. Los fondos de las pensiones ahorradas por muerte prematura de sus perceptores, se podrán invertir en autopistas de peaje, redes de energía sucia o aeropuertos innecesarios, lo que agradecerán las corporaciones privadas que se dedican a la construcción de grandes infraestructuras. El primer paso de este magno plan de infraestructuras “pesadas” se llama, precisamente, Plan Juncker.

La segunda propuesta del señor Timmermans es rebajar los objetivos de reciclaje de las basuras generadas por la industria en Europa, abandonando hasta 2030 ese tonto concepto de reciclar y reutilizar las materias primas (Economía circular). De esta forma, los ciudadanos de los Estados miembros tendrán que asumir la premura exigida (bajo pena de multa) de reciclar en sus hogares el 80% de los envases y el 90% del papel, el metal, el plástico y el vidrio que las empresas privadas colocan en el mercado comunitario. Desgraciadamente, el esfuerzo de las familias por reciclar sus residuos no se verá acompañado por el esfuerzo de las industrias en reciclar los suyos. Lo que señala que existe una Europa de los ciudadanos y una Europa de las empresas.

De lo anterior se deduce que las insistentes campañas sobre el reciclaje de nuestras pequeñas basuras domésticas son una ofensa, al consentirse el despilfarro de materias primas por parte de las industrias. Como muestra, solamente uno de cada tres teléfonos móviles se recicla en Europa, aunque podría reutilizarse el 90% de sus componentes.

No contentos con estos retrocesos, a las ideas de los señores Juncker y Timmermans se suma la velada intención de rebajar especificaciones en las Directivas de Aves y de Hábitats. Ambas normativas basan su protección ambiental en la aplicación de Evaluaciones de Impacto Ambiental (EIA), bestia negra para las empresas saqueadoras de recursos y destructoras de territorios. Las dos Directivas, pilares del derecho ambiental comunitario, se han convertido en un obstáculo para iniciativas como el mencionado Plan Juncker.

Robert Schuman
Artífice de la Unión Europea

Un Plan que nace cargado de vicios y ocultaciones, pues hace creer a la ciudadanía que la Unión Europea le destina 315.000 millones. En realidad, solo pone 21.000 millones (16.000 de ellos distraídos de los presupuestos 2014 – 2020 ya aprobados). El resto son créditos y aportación empresarial privada. El Plan se centra en grandes infraestructuras y se basa, fundamentalmente, en el Partenariado Público Privado (PPP). Un Plan diseñado para las corporaciones multinacionales, pero que parece entusiasmar a una supuesta socialista andaluza llamada Susana Díaz (PSOE).

Las cualidades del PPP son evidentes. Una empresa cofinancia una infraestructura, seguramente innecesaria y accesoria, pero con la que pretende obtener beneficios. Si éstos fallan, bien sea por su fragrante inutilidad social, por el escaso aprecio del ciudadano empobrecido e incapaz de usar peajes y trenes de alta velocidad, o por los daños ambientales que causa, el empresario reclama al Estado y exige que le retornen sus inversiones y su lucro cesante.

Hoy se anuncia que la empresa constructora ACS (dirigida por el presidente de un club de futbolistas) reclama dinero al Reino de España por el mísero rendimiento económico del AVE a Francia, en cuya construcción intervino. A la hora de cobrar, la empresa dispone de un espléndido precedente con el almacén subterráneo para gas “Castor”, situado en aguas mediterráneas y cerrado por provocar seísmos en la costa próxima. ACS reclamaba varios miles de millones de euros de indemnización, que han sido abonados religiosamente por sus colegas políticos a pesar de que el riesgo de terremotos estaba avisado. Pero los contratos (generalmente opacos y repletos de cláusulas confidenciales), suelen ser papel mojado entre ciudadanos y empresas, pero resultan sagrados entre empresas y gobiernos.


Jean Monnet
Artífice de la Unión Europea
  
El poder, democráticamente otorgado a los políticos con el voto ciudadano, está siendo transferido al empresariado. Así, Europa se ve gobernada por lobbies sin la menor representación, y con grave amenaza para el entorno natural. Es la muerte de la democracia y la implantación de una nueva forma de Fascismo que se parece, cada vez más, a la Rusia de Vladimiro Vladimirovich Putin y sus mafias empresariales.Una burla a los creadores e impulsores de la Comunidad Europea, Robert Schuman y Jean Monnet.

Con este paquete regresivo cargado en la mochila, el señor Juncker se ha revestido de pontifical para subir al púlpito.Hace unos días, se ha permitido lanzar una especie de Pastoral hacia los ciudadanos griegos, actualmente inmersos en un proceso preelectoral que puede llevar al poder a Syriza, el partido político gemelo del Podemos español. El Presidente de la Comisión Europea ha aconsejado, como hacían los caciques y los párrocos del siglo XIX, la moderación en el voto, evitar los extremismos, el no equivocarse eligiendo rostros “desconocidos” y, en el caso de no seguir su paternal consejo, atenerse a las consecuencias de elegir gobernantes insumisos a la Troika, a los dictados de los Mercados y a los intereses del empresariado.

Entre tanto, el petróleo sigue bajando de precio, Rusia se desmorona y las corporaciones petroleras se enfrentan a la Tormenta Perfecta. El caos petrolero y el nuevo caos en los Mercados “infalibles” están servidos.  

lunes, 1 de diciembre de 2014

BAILANDO CON IDIOTAS
Sobreviviendo entre saqueadores


Como si en Madrid no hubiera suficientes descerebrados (en ambientes futbolísticos les llaman Ultras – Hooligans), el sábado 29 de noviembre de 2014 la  ciudad de La Coruña tuvo la amabilidad de enviar dos autocares completos en dirección a la capital del Reino. El grupo viajó toda la noche y fue directamente depositado en un punto de encuentro previamente concertado, próximo a un estadio de fútbol que se levanta a orillas del arroyo Manzanares. Como estaba previsto, cuando los recién llegados descendieron de sus autocares fueron recibidos por los cretinos locales. El resultado fue una persona asesinada mediante linchamiento y una docena de heridos.

Esta mañana, lunes 1 de diciembre de 2014, se encuentran reunidos los responsables de la seguridad en Madrid para determinar qué han hecho mal. No es una labor titánica y agotadora, ya que cada uno de los estadios de fútbol dispersos por la geografía nacional se enfrenta a problemas de seguridad tan sólo unas pocas horas cada quince días. Pero las deficiencias del sistema se entienden inmediatamente al comprobar que son los gobernantes y los empresarios futboleros (generalmente procedentes del inteligente sector de la construcción y de la promoción inmobiliaria) los encargados de gestionar la mencionada seguridad.

Controlar a los violentos estúpidos no es complicado. Como el Reino de España acostumbra ir a remolque de países más espabilados no hace falta pensar: basta con copiar. Otra nación europea, muy bien dotada en borrachos y salvajes futboleros como es el Reino Unido, ha solucionado el asunto con mano firme desde hace años. Aquí resulta más complicado, a causa de la incompetencia de los responsables.  

Incompetencia y dejadez, porque los violentos de este fin de semana simpatizan con los dos equipos de fútbol que más deuda acumulan, desde hace años, con la hacienda pública (es decir, con los ciudadanos españoles). Efectivamente, el Atlético de Madrid debe 120 millones de euros y el Deportivo de La Coruña, 90 millones. La tibieza fiscal de los poderes públicos con estas empresas privadas contrasta con la firmeza que reciben los ciudadanos asalariados a la hora de pagar sus míseros impuestos. Bastaría con apretar las clavijas a directivos reticentes para que gran parte de la violencia desapareciera del fútbol.

Grupos violentos, protegidos y mimados las empresas futboleras; deuda descarada con la Hacienda pública y con la Seguridad Social; tratos urbanísticos de favor; salarios vergonzosos para analfabetos multimillonarios que corretean en calzoncillos detrás de una pelota; interesante número de directivos encarcelados por corrupción; jugadores defraudadores del fisco; ... En ese poco aseadoescenario se desarrollan las relaciones gobernantes-empresarios del balompié español  

Sin embargo, sería injusto generalizar la sospecha de incapacidad a toda actuación emprendida conjuntamente por gobernantes y empresarios. En numerosas ocasiones la compenetración es perfecta y alcanza logros notables. Aunque, es obligado señalarlo, ese milagro suele acontecer cuando hay millones de euros en juego. Les pongo ejemplos de gran eficacia.




Petróleo Público Privado  (PPP-1)

Esta mañana se observa en el Reino una prudente bajada del precio del litro de gasóleo de automoción (Gasóleo A), hasta situarse hoy lunes en una media nacional de 1,22 euros. Un ridículo descenso, si se compara con el precio del mismo producto en Francia hoy mismo, situado entre 1,15 y 1,17 euros. Al tiempo, tras la decisión de la OPEP de mantener su actual producción de crudo, los precios del barril de referencia  WTI (West Texas Intermediate), para entrega en enero de 2015, se sitúan en 66,15 $. La tendencia es que, con altibajos, siga bajando los próximos meses.

Estamos ante precios mundiales del petróleo similares a los registrados en el otoño de 2009 (67,43 $ por barril) y cuando el precio medio anual en el Reino de España del litro de Gasóleo “A” estaba en 0,45 euros ¿No se lo creen? Pues tiren de hemeroteca. Teniendo en cuenta que el precio del barril de petróleo conforma el 44% del precio del litro de Gasóleo “A”, la actual situación debería reflejarse en un precio por litro en el entorno de los 0,90 euros (sería de locos pensar que a igual precio de barril, igual precio del carburante porque ya se han encargado nuestros gobernantes, refinadores y distribuidores de cargar con más impuestos y costes los carburantes). Estamos, en consecuencia, ante uno de esos arcanos de “los mercados”, tan inextricables e inaprensibles.

Sobre todo, estamos ante beneficios extraordinarios de hasta 30 céntimos de euro por cada litro vendido a partir de la brutal caída de los precios del petróleo. Como en el Reino de España se venden mensualmente entre 2 y 2,5 millones de toneladas de gasolinas y gasóleos de automoción, los 30 céntimos de diferencia por litro representan entre 600 y 750 millones de euros de ingresos mensuales suplementarios para el tinglado Estado – Petroleros. Pueden rehacer los cálculos los lectores más apasionados.

En pleno proceso de recesión y deflación de la zona euro, mantener los precios de venta al público de los derivados del petróleo en los actuales niveles solamente obedece a una razón: la maquinaria del Estado y el lobby petrolero necesitan más dinero, mucho más dinero. Dinero del ciudadano para ser entregado a las corporaciones financieras y saldar supuestas deudas contraídas con entidades bancarias privadas dirigidas por mafiosos. Dinero para alimentar el improductivo negocio financiero (el Casino) del fundamentalismo neoliberal. Dinero del consumidor para mantener el monopolio energético en las manos de siempre.

Las petroleras necesitan mucho dinero, ingentes cantidades, para mantener sus grandes aventuras extremas en aguas ultraprofundas de Brasil, Angola o Australia, en la jungla prístina de Amazonia, en el lodazal alquitranado del Orinoco o en las aguas cristalinas de Canarias. El petróleo convencional se acaba y los petroleros tienen que seguir explorando nuevos yacimientos para afrontar el futuro cercano y no perder su gran negocio. Pero sabemos que nunca lograrán encontrar otra Arabia Saudita. Estamos en un futuro sin salida porque el petróleo finalmente se acabará.

La oscuridad y la maraña que imperan en el mercado de los carburantes en España solo es comparable a la turbidez del mercado eléctrico y sus tarifas.  En ambos casos, la alianza de "los mercados" y las corporaciones energéticas con los poderes públicos tradicionales es completa y sin fisuras. En esa alianza está la raíz del Cambio Climático que nos lleva al desastre. 

Peor aún, la guerra sin cuartel que Arabia Saudita ha emprendido contra el petróleo de esquistos norteamericano y canadiense traerá muchas miserias y muy poco progreso. Las víctimas serán innumerables: ciudadanos europeos que no escaparán de la penuria energética; ciudadanos rusos que se empobrecerán más porque los ingresos del petróleo ruso caen en picado y, no lo olvidemos, son los que financian la mitad del presupuesto de la Federación Rusa. Ciudadanos de Venezuela, Irán, Ecuador, México, Indonesia, Argelia o Nigeria con sus programas sociales desmoronándose porque sus presupuestos dependen en un 90% de los ingresos petroleros,... Los "mercados" nos regalan otra tempestad económica ante la pasividad de los gobernantes (No digo "políticos", porque ya no existe la Política)




Plan Privado Público Juncker. (PPP-2)

En Europa, el flamante representante luxemburgués del empresariado, Monsieur Jean Claude Juncker, nos anuncia un estrafalario programa de  “inversiones” para el crecimiento. Ofrece 315 mil millones de euros para proyectos que relanzarán la economía. Pero es solo un espejismo. En realidad, la Unión Europea únicamente pondrá sobre la mesa 5 mil millones sacados de la caja fuerte del BEI (Banco Europeo de Inversiones).

Con esos 5 mil millones, la Comisión creará un ente llamado Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (FEIE) que recibirá, además, otros 16 mil millones extraídos (desviados, "reciclados")  de los ya aprobados presupuestos europeos 2014 – 2020 (Fondos pignorados a los ciudadanos de los Estados miembros y quizá a sus programas sociales). En total 21 mil millones destinados a financiar proyectos de infraestructuras “pesadas”, como son las redes de energía trasnacionales o las redes de transporte.

Pero falta dinero para llegar a los 315 mil millones falsamente anunciados. El novísimo FEIE actuará como un Banco, que siempre es más resultón y se puede colocar en él a los colegas. Siendo un Banco, el FEIE podrá prestar hasta tres veces lo que tiene en caja. Quiere decir que podría disponer de 63 mil millones, aunque solamente un tercio de esa cantidad sea real. ¿Quién pondrá los 42 mil millones para prestar? Seguramente la apreciada banca privada que tiene que sacar tajada del tinglado. Lo que se pretende es que, gracias a esta presencia de dinero supuestamente público, los inversores privados acudan al señuelo. Es el llamado “apalancamiento” y la “seducción” de los mercados, incapaces por sí solos de hacer crecer la economía real y productiva porque su mundo es la especulación.

Los proyectos a financiar deberán tener tres virtudes: crear empleo, ejecutarse deprisa y que supongan una cooperación entre Estados miembros. ¿Vuelven las carreteras y autopistas? Posiblemente, aunque al ser de capital mayoritariamente privado serán de peaje. ¿Se tenderán cables eléctricos entre España y Francia? Seguramente, porque los Presidentes Monsieur Holanda y Señor Rajoy se reúnen en Paris para hablar de ello. Muy emocionante.

Pero todavía no hemos terminado porque solamente hemos reunido 63 mil millones. Los inversores seleccionados por el FEIE y sus grandes proyectos tendrán que aportar cinco veces más del importe del presupuesto de sus proyectos. Por tanto, si se cumplen los pronósticos de los muchachos de Monsieur Jean Claude Juncker se llegará a los proclamados 315 mil millones (63 x 5 = 315). Esta majadería se llama “Ingeniería financiera”. Chapuzas en las que destacan el luxemburgués y sus asesores, protagonistas de las escondidas maniobras fiscales de 300 corporaciones multinacionales (LuxLeaks).

Más de lo de siempre. Como sucedió con la anterior estupidez financiera de los neoliberales llamada Partenariado Público Privado (PPP). Un sistema, similar al que pretende el FEIE, que encareció los servicios públicos, con ruina posterior y como paso previo a la privatización. Fueron un foco de corrupción y una bomba de relojería que explotó años después y hubo de ser “salvada” con más dinero público (hospitales valencianos privatizados y en quiebra, autopistas de peaje privatizadas y en quiebra, gestores privados de agua potable que piden dinero para renovar las redes que ellos no quisieron renovar,…).

Mientras que un puñado de descerebrados se dan citan en Madrid para romperse mutuamente las piernas y clavarse cuchillos, los fundamentalistas del mercado se inventan sistemas que no sacarán de la pobreza a la mayoría. España va bien, como diría nuestro inolvidable Josemari. El objetivo es saquear lo más rápidamente posible, aunque estén empujando a la humanidad hacia un callejón sin salida y se confabulen para destruir el planeta.

En efecto, la Comisión Europea, dominada por los lobbies y los mercados, se plantea seriamente reformar las dos grandes Directivas que protegen nuestro medio ambiente: la Directiva de Aves y la Directiva de Hábitats. Con la reforma se buscaría retorcer las regulaciones que protegen los territorios y con suavizar las normas con las que se intenta evitar que las mierdas excretadas por las empresas y por el actual sistema energético nos envenenen.

No obstante, la verdadera angustia sigue estando en la pasividad ante la aceleración del cambio climático y sus consecuencias. Lo más que alcanzan los gobernantes es anunciar “medidas correctoras” y proclamar que hay que “Adaptarse” al cambio del clima. Que se lo expliquen a los muertos por inundaciones en el sur de Francia y a los damnificados por el huracán que azotó Canarias el pasado fin de semana. Es estremecedor comprobar que la batalla del clima se da por perdida y que no intenten detener las emisiones para no molestar a los poderosos.

La gran excusa para evitar actuaciones contundentes contra las emisiones es que el sistema energético no se puede cambiar de un día para otro, ya que traería la posible ruina a cientos de millones de personas. Sin embargo, ese “estable” sistema energético que tanto les preocupa está brutalmente desestabilizado a causa de sus guerras petroleras comerciales, trayendo la cierta y segura ruina a cientos de millones de personas. Son unos impresentables. Cada día que pasa se hace más urgente cambiar de gobernantes.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

CRISIS INTERMINABLE
Koalas en el G-20




Un puñado de líderes mundiales se ha juntado en Brisbane (Australia). Algunos se han dejado colgar del hombro un paciente koala y han sonreído a la prensa. Frente a los micrófonos, los veinte grandes líderes económicos han expresado su satisfacción. China va bien: su crecimiento ya no es rápido, pero sí es robusto. Europa va bien: está emergiendo de la crisis y vuelve a crecer. Crece muy poco, pero crece que es lo que cuenta. El Reino de España va bien: ha hecho los deberes y paga deudas apretándoles el cinturón a la mayoría de los españoles. Escuchando esas cosas los ciudadanos se quedan más tranquilos al saberse en manos de esta gente tan lista y que sonríe con sus koalas. Pero los animalitos que cargan en sus brazos son los únicos que pueden despertarnos ternura.

Una figura lúcida y privilegiada llamada George Monbiot nos hace otra descripción del G-20 reunido en Brisbane. Compara a la tropa allí convocada con un grupo de soldados, aislados y encerrados en una granja en pleno campo de batalla. Saben que fuera hace un frío glacial y ellos se dedican febrilmente a quemar los libros, muebles, cuadros, puertas y escaleras en la chimenea de la casa, para poder aguantar una noche más al calor. 

Los de Brisbane no queman madera. Queman los servicios públicos de transporte, queman la sanidad pública y la educación para todos, echan al fuego las redes públicas de ayudas sociales, abrasan los espacios naturales y achicharran los recursos naturales al tiempo que destrozan el clima en el que la humanidad creció y se desarrolló en los últimos 10.000 años.

Con su fogata esperan generar ese reconfortante calor que ellos llaman “crecimiento”. Llevan décadas alimentando ese fuego sagrado y, sin embargo, no logran llegar a su destino. Hace unos días, uno de los más conspicuos representantes de ese G–20, el llamado David Cameron, Primer Ministro del Reino Unido, anunciaba solemnemente que estábamos al borde de otra crisis económica. Seis o siete años después de iniciada la gran depresión, el Premier británico veía parpadear las luces rojas de una nueva y brutal recesión.

En realidad, la crisis nunca se fue. No sólo no ha concluido, sino que se recrudece con sus secuelas de desempleo crónico, salarios basura, decrecimiento, deflacción y pobreza. Sigue entre nosotros porque no se puede estabilizar una economía que es genéticamente inestable, que está construida sobre la marisma fangosa de la deuda imparable, que es alimentada por la especulación y que está dirigida por saqueadores que agotan los recursos y masacran el equilibrio del planeta.

Un dato para la reflexión: en el año 2008, en plena explosión de la actual crisis, la deuda pública y privada de la economía mundial representaba el 174% del Producto Interior Bruto global. Nos dijeron entonces que la pavorosa deuda estaba en el origen de nuestra inmensa miseria. En el mes de septiembre de 2014 esa deuda había subido al 212%.

El Premier británico propone que salgamos de este mortífero sistema aplicando mayores dosis del veneno que nos mantiene postrados: más desregulación, menos Estado, más empresas privadas y corporaciones, menos servicios públicos. Por eso, apoya sin fisuras el llamado Tratado Comercial Trasatlántico entre Estados Unidos y la Unión Europea. Sobre todo, insiste en esa inusitada cláusula del Tratado que permitiría a las empresas privadas disponer de un marco legal especial. Una estructura legal basada en bufetes privados de abogados que solventarían posibles conflictos con los Gobiernos, lejos de los jueces. Un marco legal exclusivo al que no tendría acceso el resto de la humanidad, donde una empresa podría demandar a un Estado soberano si éste crea leyes que atenten contra sus beneficios.

Empresas tabaqueras demandando a Estados soberanos por dictar leyes antitabaco. Empresas mineras demandando a Estados soberanos por dictar leyes ambientales que evitan que se contamine el agua potable de los ciudadanos. Empresas pesqueras demandando a Estados soberanos por dictar leyes que regulan las cuotas de capturas para proteger el futuro. Empresas médicas demandando a Estados soberanos por crear redes sanitarias públicas para ciudadanos sin recursos porque les arrebatan enfermos. Empresas educativas demandando a Estados soberanos por mantener escuelas públicas que les quitan clientes y universidades públicas con becas que les restan alumnos.

Es la muerte de la democracia, la desaparición de los bienes y los servicios públicos y la segura destrucción del medio ambiente. ¿Todo por mantener el fuego sagrado del “crecimiento”? Si ese crecimiento nos hubiera hecho más felices, si nos ofreciera más seguridad en nuestro empleo para hacer un proyecto de vida a largo plazo, para confiar en disfrutar de una tranquila vejez y en el mejor futuro de nuestros hijos, entonces haríamos un esfuerzo por entender.

Pero no es así. Nuestros empleos son más precarios, la angustia nos hace infelices, la contaminación nos enferma y nos mata, nuestra supuesta prosperidad se resume en un teléfono móvil 4G y a nuestro alrededor vemos extenderse la trama de ladrones impunes. Ya no somos dueños de nuestro destino porque las empresas, aliados con sus empleados en la política, decidirán por nosotros. El “crecimiento” que nos ofrecen el G-20 y las corporaciones a él adheridas nos conduce a una sociedad cada vez más desigual, más injusta y más criminal.

martes, 18 de noviembre de 2014

PETROLEO EN CANARIAS
Descorazonador

El "Rowan Renaissance"

Estaba anunciado. Hoy, 18 de noviembre de 2014, el precio del barril de Brent cae hasta los 78,27 $ y el West Texas (WTI) desciende a 74,89 $. Pero esa bajada continua no está beneficiando al consumidor. Dicen que el Reino de España se está ahorrando miles de millones de dólares con los precios, pero conviene preguntarse quién o quienes se benefician de la situación. Mantienen el turbio mensaje de que el precio de los productos en las estaciones de servicio depende de muchas otras cosas: impuestos, tasas, beneficios, distribución, transporte, refino, I+D+i, …quizá hasta las copas.

En Estados Unidos, la bajada del precio del crudo, gracias al petróleo de esquistos (piedra), hará economizar unos 500 dólares a cada familia. Una inyección que ayudará al consumo y a la economía. En el Reino de España no sirve para nada. Los precios del gasóleo no se mueven desde hace semanas y, en caso de hacerlo, descienden un par de céntimos de euro.

Los bajos precios se van profundizar. Eso es lo que opinan Golman Sachs, profetizando el barril de crudo saudita a 60 euros. Con precios tan bajos no es rentable buscar crudo bajo las llanuras abisales de los océanos. Las empresas petroleras privadas llevan meses retirándose de yacimientos “extremos” porque no les salen las cuentas. Pero una empresa llamada Repsol parece inmune al cataclismo de los mercados y sigue adelante con sus exploraciones extremas y fuera de rentabilidad. En estos momentos merodea por Canarias y su actividad despierta respuestas como esta:

Traducción de la respuesta radio ofrecida por del Capitán del “Arctic Sunrise” ante la orden militar de alejarse de los buques de Rowan Corporation contratados por la empresa privada Repsol:

“Buque de guerra español. Mensaje recibido y entendido. Nos mantendremos en la posición. Estamos obligados a seguir aquí, ya que nuestra tarea es proteger el medio ambiente. No permitiremos la perforación en estas aguas profundas ya que nosotros, y millones de nuestros asociados, consideramos esta actividad como extremadamente arriesgada. Hacemos un llamamiento al Gobierno de España para que proteja el medio ambiente y a la población de las Islas Canarias, en lugar de proteger los beneficios corporativos de Repsol”.

También merece la pena hacerse algunas preguntas.

Primera pregunta
¿Es el Reino de España de Mariano Rajoy más brutal que la Federación Rusa de Vladimiro Vladimirovich Putin?

Aparentemente Sí.
En agosto del año 2013, las fuerzas del orden rusas actuaron en aguas del Ártico para detener a civiles no violentos y desarmados. Hubo disparos rusos con Kalashnikov y chorros de agua contra activistas encadenados al buque de perforación ruso. Se detuvo a una veintena de ecologistas, pero nadie resultó herido. Los ecologistas, pertenecientes a veinte nacionalidades, fueron acusados de “piratería” y luego puestos en libertad.

En Canarias, las fuerzas del orden españolas (Ejército) embistieron violenta y deliberadamente con sus embarcaciones de guerra a lanchas de civiles no violentos y desarmados. Como consecuencia de una de las embestidas, cayó al agua una tripulante de 23 años, con el resultado de heridas que obligaron a su urgente hospitalización.

Las autoridades militares del Reino de España se justifican de dos maneras ante hechos que han dado la vuelta al mundo porque fueron filmados con todo detalle: las embarcaciones embestidoras eran del mismo tamaño que las embestidas (proporcionalidad), aunque los tripulantes de las primeras llevaran alta velocidad y actuaran con la impunidad que ofrece el uniforme y obedecer órdenes. La  segunda justificación es que los directamente causantes del accidente recogieron a la joven y se la llevaron en un helicóptero militar hasta el hospital. Eso está muy bien: primero te comportas como un gorila y provocas un accidente. Luego te comportas como un ser humano (o te asustas por las consecuencias de tu "gorilada") y socorres a la víctima.


A rumbo de embestida. Al fondo, el "Rowan Renaissance"
 y sus dos supplies


Segunda pregunta   
¿Protege el Gobierno del Reino de España, usando violencia militar, los intereses de una empresa privada, mientras desatiende los intereses públicos de la ciudadanía de Lanzarote y Fuerteventura?

Aparentemente Sí.
En contra de la opinión del Gobierno Regional de las Islas Canarias, como representante directo de la voluntad popular canaria, y a pesar del descontento directamente expresado por una significativa parte de la población, la multinacional Repsol es protegida militarmente en sus actuaciones, mientras que se impide, por todos los medios legales, que la prospección del crudo sea objeto de una consulta popular.

Peor aún. Un responsable del Gobierno del Reino de España acusa al Gobierno de Canarias de usar dinero público para financiar una campaña contra las prospecciones (¿edición de folletos?, ¿confección de carteles o pancartas?). Sin embargo, el mismo responsable gasta dinero público movilizando buques y personal militar (bienes públicos) en otras campañas emprendidas por empresas privadas.

Tercera pregunta
¿Resulta rentable y energéticamente útil y estratégica la exploración y eventual explotación de bolsas de petróleo situadas en aguas profundas de Canarias?

Seguramente No.
La rentabilidad de esta actuación queda supeditada al mercado de futuros y la previsión de un retorno del precio del barril por encima de los 100 dólares. Los únicos beneficiados por esta operación serían los accionistas y directivos de Repsol, junto con sus asociados de Texas (Rowan Corporation). De momento, los que están ganando una pasta son los tejanos de Rowan.

La rentabilidad se basaría, de manera puramente especulativa, en el supuesto volumen de las supuestas reservas localizadas y en el consecuente valor de su extracción y venta. No se mencionan, por falta de transparencia, las posibles subvenciones o ayudas financieras que Repsol esté recibiendo por parte del Gobierno del Reino de España para llevar adelante estas prospecciones.

Mucho peor sería que el posible y costoso petróleo de Canarias fuera "impuesto" en nuestro mix petrolero, forzando al ciudadano a pagar precios más elevados que los que se obtendrían acudiendo al mercado exterior, como se hace ahora y que están en bajada permanente. Siempre cabe la posibilidad de que usar ese costoso petróleo fuera considerado como un acto de patriotismo. 


Concesiones. No hay escapatoria ante el derrame


Cuarta pregunta
El posible petróleo encontrado ¿redundaría en una independencia del Reino de España respecto de energías importadas desde el exterior?

Rotundamente No
Las especulaciones mencionan la existencia de entre 100.000 y 150.000 barriles diarios en los yacimientos frente a Lanzarote y Fuerteventura durante 15 años. Hasta hace unos días, esas especulaciones estaban en 200.000 barriles al día durante 25 años. Dentro de una semana veremos en qué queda el tesoro.

Aunque el Reino de España está disminuyendo su consumo de petróleo desde 2007, en el ejercicio 2011 importó 1,3 millones de barriles diarios (99% del petróleo que consume la nación). Los crudos de Canarias cubrirían apenas el 10% de las supuestas necesidades de la nación. Además, la calidad del crudo de Canarias es desconocida y los técnicos especulan con un 10 -15% de posibilidades de que se trate de crudo de buena calidad. El 85 – 90% de las posibilidades es que estemos ante un crudo vulgar (barato) o, en el peor de los casos, un betún infumable.

Si resulta ser de mala calidad, cargado de azufre, metales pesados o peligrosos radionucléidos, el petróleo de Canarias no serviría ni para asfaltar una carretera comarcal. Pasaría como con el asfalto pesado que yace enterrado bajo el delta del Orinoco, necesitado de tan costosos procesos de refino y descontaminación que harían inviable su explotación.

Además, la supuestamente imperiosa necesidad de que el Reino de España obtenga petróleo propio tropieza con la realidad de que nuestras empresas petroleras exportan el 17% de sus productos refinados al exterior (gasolinas y gasóleos). Tal parece que nos sobra energía. La muy deseable independencia y seguridad energéticas del Reino de España reside en abandonar el uso del petróleo como combustible fundamental y volcar todos sus esfuerzos e inversiones en recursos energéticos renovables limpios, propios y abundantes, básicamente solar y eólico.

Quinta y última pregunta
¿Tienen razón los canarios  alarmados?

Depende
La Rowan Corporation, empresa fundada por dos hermanos de Houston (Texas), Arch y Charlie Rowan, tiene sobrado prestigio y experiencia. Dispone de una flota de 34 buques perforadores de petróleo offshore  y no le conviene cometer errores. Utiliza un buque construido por astilleros coreanos (Hyundai) este mismo año 2014. El “Rowan Renaissance” es escandalosamente nuevo y lleva a bordo 210 tripulantes y técnicos muy bien formados. Le acompañan dos buques de apoyo o supplies que se encargarán de llevar a tierra los productos altamente contaminantes del sondeo (lodos de perforación), impidiendo que se viertan al océano.


El consumo de petróleo baja desde 2007 

Pero el “Rowan Renaissance” llega a Canarias después de haber tenido un incidente serio en aguas de Namibia el pasado mes de mayo, con el colapso de una perforación en fase de cimentación, lo que le obligó a abandonar el yacimiento Welwitschia -1 mientras trabajaba para Repsol. El “Rowan Renaissance” puede ser muy moderno, pero eso no es una garantía. También era muy moderna la plataforma de perforación “Deepwater Horizon” de BP que explotó en el Golfo de México en 2010 provocando una descomunal marea negra.

Nadie puede garantizar la total inocuidad de esta aventura. El problema es que, como sucede con cualquier central nuclear, el menor fallo tiene consecuencias dramáticas. Un fallo puede provocar una marea negra y perjudicar gravemente el turismo, el más importante medio de vida de las Islas Canarias (74% de la actividad económica), donde viven 2,2 millones de españoles. Esos españoles sobreviven gracias a los 10,6 millones de turistas (datos de 2013) que visitan el archipiélago cada año aportando el 70% del Producto Interior Bruto de las islas.

Unas conclusiones
Poner en peligro, aunque sea muy eventualmente, el medio de vida de los canarios es estúpido. Si la estupidez se hace por dinero, estamos ante desalmados y descerebrados. 

Un apéndice final
Dice el empresario que manda en Repsol, que el conflicto de Canarias con el Petróleo de Repsol (el Petróleo de Canarias no existe) es "político". Mal asunto, porque en España los problemas políticos se resuelven a tortas por la total incompetencia de los políticos. El conflicto recuerda al problema político de Cataluña. Lleva el mismo camino de solución: prohibición de consulta popular, seguido de querellas y multas.   

jueves, 6 de noviembre de 2014

CONSTERNADOS
La mediocridad y el delito encumbrados


Hace un par de años me hice miembro de una agrupación europea denominada “Les économistes atterrés”. Creada por economistas y profesores de universidad franceses, el término elegido para definirse, “atterrés”, puede traducirse como asombrados, consternados, afligidos, destrozados, estupefactos,… aterrorizados. Por toda Francia celebran encuentros y organizan conferencias para explicar y debatir el caos económico que las políticas neoliberales fundamentalistas está produciendo en los ciudadanos, proponiendo alternativas.

Son alternativas a un modelo económico que ha sumido en la pobreza a millones de europeos y que mantiene el mito del crecimiento desmedido y el absurdo del consumo sin límite de los recursos, al tiempo que favorece la corrupción. Este mes de noviembre, la Carta de “Les économistes atterrés”, anunciando un nuevo ciclo de conferencias, no tiene desperdicio:

Con el acelerador a fondo y el puño apoyado en el claxon, François Hollande y Manuel Valls van lanzados contra el muro… y nosotros viajamos con ellos. El dinero arrebatado a los contribuyentes y a los servicios públicos se entrega a los accionistas y al pago de acreedores, sin tener el menor efecto sobre el empleo. La transición ecológica no recibe financiación. La democracia se ve amenazada en sus cimientos.

El breve párrafo podría aplicarse al Reino de España con total tranquilidad, con solamente sustituir los nombres de Hollande y Valls por los de Rajoy, Guindos y Montoro. La diferencia está en que Francia es, económica y tecnológicamente, mucho más poderosa que nuestro Reino y, además, no sufre tanto la infecciosa podredumbre de mafias saqueando el dinero y los bienes públicos.

Las mafias están identificadas y listadas. Solo necesitamos abrir la prensa hoy, 6 de noviembre de 2014, e identificar las más de 300 multinacionales que han escogido el paraíso fiscal de Luxemburgo donde pagar menos de un mísero 2% de impuestos, dejando sin ingresos fiscales a las Haciendas de otras naciones europeas, empobreciendo a los europeos y sus servicios sociales. Entre ellas están "casas" tan guais y chulas como IKEA, la que nos vendía su igualitarismo y buen rollo. La desgravación se montaba “a la medida”, presuntamente a través de auditoras vestidas de Armani, como PwC, Deloitte, Ernst&Young o KPMG. 

Aunque lo de menos son los manejos de las corporaciones. Lo grave es que  representa un insulto a la ciudadanía comunitaria, y que esos enjuagues eran perfectamente conocidos por el ahora Presidente de la Comisión Europea, Jean – Claude Junckers, antes ministro de finanzas de la mafia oficial (legal) luxemburguesa. ¿Ahora resulta que los europeos estamos siendo gobernados por uno de ellos? Hace muchos años, décadas, que Europa está en manos de los lobbies.. 

La ruina de la Europa social y avanzada está servida. También llega la ruina ambiental, porque medio ambiente y economía están indisolublemente unidos. Tanto, que no pueden sobrevivir separados sin sufrir graves gangrenas. Cuando los “atterrés” mencionan la Transición Ecológica, los economistas “consternados” se refieren a la imprescindible lucha contra al calentamiento global, la urgente sustitución de nuestras fuentes de energía y su democratización, el poner freno a esta sociedad de consumo convulsivo, basada en la estúpida idea de que los recursos nunca se acabarán, y cuyos desechos nos envenenan, enferman y desbordan.

Si la foto instantánea de la situación puede parecer grave, es probable que empeore. Para el economista Paul Krugman, la deflacción y la posibilidad de una “japonización” de la economía europea es muy real. Con Junckers, Merkel, Draghi y otras perlas, la probabilidad es casi certeza. Los precios bajan en Portugal, España, Italia y Grecia arrastrados por la debilidad del consumo entre una población empobrecida y desempleada. El crecimiento y la actividad se estancan en Alemania y en toda la Zona Euro. Los daños de la deflacción y sus efectos pueden mantenerse por décadas, como sucedió en Japón.

Mientras el Banco Central Europeo sigue en manos de los “muchachos” de Goldman Sachs, mientras las grandes corporaciones escapan al fisco, corre el rumor de que el desempleo en el Reino de España puede hacerse crónico y estructural, estabilizándose en los 3,6 millones de desempleados (el 18%) durante décadas (BBVA). Pero los mediocres que gobiernan el Reino, aliados con los saqueadores, viven inmersos en su paranoia neoliberal y buscan cómo activar los “chacras” del optimismo desquiciado. Aunque cada vez conmueven a menos españoles y a fieles seguidores que se desenganchan por millones (Encuesta CIS – 5 Noviembre 2014).

Con la población laboral mermada y empobrecida, los precios seguirán cayendo y los ahorros de las familias se gastarán en sobrevivir, hasta agotarse. El paro estructural es una lacra que destruye la armonía de las sociedades. El robo fiscal por parte de las grandes empresas es ya masivo. En un escenario de reparto descarado del botín, la desigualdad crecerá hasta niveles tan insoportables que, desde su tumba, Santo Tomás de Aquino escuchará gritar su frase: “In extrema necessitate, omnia sunt communia” (En extrema necesidad, todo es común). De hecho, la idea se extiende ya por toda Europa y en España cristaliza en opciones políticas como “Podemos”.

Desde el punto de vista ambiental, la pobreza que nos acecha destrozará nuestro medio ambiente. Como ejemplo visible en estos días, es suficiente que el ayuntamiento de la capital del Reino de España, Madrid, rebaje ligeramente los gastos públicos (contratos) de la recogida de la basura urbana (privatizada) para que las calles se llenen de desperdicios malolientes.

Lo peor es que la transición energética se paralice y que la sociedad humana se aventure en un intrincado laberinto petrolero de incalculables consecuencias. Estamos metidos ya en ese peligroso bosque y la próxima entrada de este blog tratará de describir y medir sus pavorosas consecuencias.