LAS PENAS y ALEGRÍAS DEL MEDIO AMBIENTE, sus políticas y sus políticos.

miércoles, 18 de mayo de 2016

HA LLEGADO LA PLAGA
La acuicultura y otras maldiciones


Corría el año 2000 y nuestro equipo de rodaje deambulaba por tierras y mares de la Patagonia chilena, trabajando una serie documental titulada “Los océanos del hombre”. Recalamos en Puerto Chacabuco, salida al mar de la ciudad de Aisén, para filmar las novedosas granjas de salmón instaladas por una multinacional española (puerto Aguirre). La costa de Aisén consiste en una miríada de islas e islotes apretados, recubiertos por espesos bosques de magnolio y abrigados por una densa capa de nubes que vierte lluvias permanentes 350 días al año.

Desde tierra firme hasta el mar abierto hay más de ciento veinte kilómetros de fiordos, canales y ensenadas cuyos fondos marinos caen hasta los 1.000 metros. Aquí, la cordillera de los Andes se sumerge en el Pacífico y las cumbres, recubiertas de glaciares, son quienes forman este abarrotado archipiélago. La región era de una pureza natural inmaculada, únicamente asaltada por los pescadores de merluza “austral” y los cosechadores de “locos” (Concholepas concholepas)


Una granja de salmón en la Patagonia chilena


Las granjas de salmón constituían entonces una novedad en Chile. Instalados en medio de un maravilloso espacio natural, el único enemigo de los miles de salmones que engordaban en jaulas flotantes eran las manadas de lobos marinos (otario de Patagonia) que, de noche, desgarraban las redes para degustar su plato favorito y, de paso, facilitar la huida masiva de la producción. Para espantarlos, los empleados empleaban fusiles.

Nuestra visita a Chacabuco era la continuación de otro largo viaje que nos había llevado hasta las granjas de ostras perlíferas de la Polinesia Francesa (atolón de Takaroa). Nuestro trabajo nos estaba confirmando que el cultivo intensivo del océano no era una actividad inocente, que terminaba causando plagas víricas y bacterianas entre los animales cultivados, severas alteraciones en las aguas locales por acumulación de heces y alimentos no consumidos, explosión de parásitos, eutrofización y muerte por anoxia de amplias áreas marinas.

Habíamos visto y grabado la pesadilla de la acuicultura en Guayaquil (Ecuador), con sus gigantescas granjas de camarón diezmadas por el virus “white spot” importado desde Tailandia. La habíamos observado en Galicia (España), con las rías sometidas a recurrentes plagas de algas tóxicas que afectaban al semicultivo del mejillón y obligaban a mantener un complejo laboratorio y un sistema de análisis y alarma temprana situado en Vilajoan.


Masiva muerte de almejas en la costa de Chiloé el 9 de mayo de 2016

Es cierto que en los últimos dieciséis años la tecnología ha solucionado muchos de estos problemas de pubertad. Sobre todo, han marcado los límites a una explotación irracional de la acuicultura. Pero entre medias, completos atolones del Pacífico se han envenenado, como en el caso de Takaroa y sus perlas negras, abandonado por los criadores de ostras después de sufrir una plaga devastadora, aunque esperada, que envenenó la laguna hace seis años.

En Chacabuco y en Chiloé, la plaga ha llegado de forma masiva. Más de 2.000 kilómetros de costa han sido emponzoñados por una explosión de algas tóxicas que ha destruido la pesca local y ha causado daños en las personas. No nos sorprende y aquí están las razones: en 2014, Chile produjo 895.000 toneladas de salmón y se usaron 563.000 kilos de antibiótico para los peces enfermos de una bacteria (SRS – Piscirickettsiosis) que les causaba hemorragias en hígado y bazo hasta matarlos.

En Noruega, en 2013 se produjeron 1.300.000 toneladas de salmón y se usaron únicamente 972 kilos de antibióticos. A finales de 2014, las bacterias en los salmones chilenos mostraban señales de resistencia al antibiótico y eran observados con recelo por importadores de Estados Unidos (Supermercados Cotsco y Walmart)

Muerte masiva de sardinas en la costa de Temuco (Chile) en 17 de mayo de 2016


El origen de la actual plaga tóxica es oficialmente desconocido. Pero está en la acuicultura, en el exceso de nutrientes y orgánicos (nitrógeno, fósforo) presentes en el agua marina y en la subida de las temperaturas. Quizá ese medio millón de kilos de antibióticos espolvoreados en las aguas de Chiloé no ha ayudado. El sector de la acuicultura del salmón chileno ha quedado destruido y, teniendo en cuenta el confinamiento de unas aguas apresadas entre las islas y sin apenas corrientes, se necesitarán décadas para regresar a la normalidad.

En Noruega, el negocio del salmón también pasa por una fase delicada. El ataque de los parásitos en los fiordos es incesante, las tasas de mortalidad crecen y queda poco espacio físico para aumentar la producción. Los criadores buscan aguas vírgenes para sus peces y creen haberlas encontrado en las rías gallegas más septentrionales (Ría de Muros). Si se convierte en la alternativa al mejillón, se destruirán miles de empleos.

La plaga, en pura realidad, no son las microalgas que matan, descomponen vientres o causan amnesia. Tampoco son esos pequeños artrópodos que se pegan a las escamas de los salmones para chuparles la sangre hasta matarlos. No son los gusanos anisakis que infestan a las merluzas o las anchoas del Atlántico. La plaga somos nosotros y quienes se supone que deben corregir nuestros excesos.


Alevín de salmón atacado por el artrópodo
Lepeophtherius salmonis 
La concentración de peces en las granjas facilita su proliferación
y amenaza a los salmones salvajes


Mientras Chile sufre las toxinas, en Europa nos señalan los excesos de la agricultura y sus ingentes fertilizantes a base de amoniaco (NH3) formando partículas duras de menos de 2,5 micras de diámetro que vuelan por los aires. Esas partículas, brotadas de campos masivamente nitrogenados y fosfatados, se refuerzan con la enorme inundación de purines generados por una ganadería en quiebra técnica y capaz de matar lentamente a los agricultores y ganaderos europeos (Crisis de los desparasitadores para ovejas, organo-fosfatados, que provocan esclerosis múltiple en el Reino Unido, abundancia de Parkinson en la agricultura francesa, causada por los pesticidas).

Las partículas del campo abarrotado de químicos viajan hasta las ciudades, donde se juntan con las PM emitidas por los motores diesel y se hunden en lo más profundo de los alvéolos pulmonares del ciudadano, generando 400.000 muertes prematuras al año entre los mayores de 30 años (Programa 2005 CAFE (Clean Air for Europe).

¿Está todo perdido? Es fácil ser pesimista en las actuales circunstancias. Sobre todo a la vista del ganado que todavía nos gobierna gracias a nuestros estúpidos votos. Pero por encima de tanta estulticia, tanta cobardía y tantas ansias de bienes materiales hay muchas personas admirables y lúcidas que nunca desfallecen. Una se llama Salvador Rueda Palenzuela y dirige, con un formidable equipo de mujeres y hombres, la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona.


Cada supermanzana en Barcelona está formada por nueve manzanas. El tráfico se efectua por la periferia,
permitiendo un pequeño tráfico local y residencial en las calles del interior. La primera Supermanzana se pone a prueba en este año 2016 

Desde hace más de veinte años, Salvador se bate por reformar una de las ciudades con el aire más contaminado de Europa. Trata de impulsar su proyecto de Supermanzanas en el Ensanche barcelonés y su Plan de Movilidad, limitando el tráfico privado en la ciudad, potenciando el transporte público y reduciendo hasta el 21% los gases contaminantes. Su proyecto, inteligente, deslumbrante, modélico, complejo y puesto a prueba durante años está a punto de hacerse realidad.

El anterior ayuntamiento de Negreira (A Coruña) también quiso adoptar un eficiente Plan de Movilidad propuesto por Salvador Rueda, pero fue arrinconado por el nuevo gobierno municipal del Partido Popular. Suele pasar con esa gente. Pero la noticia urbanística de Barcelona hoy se difunde en los mejores medios de comunicación europeos (no en los españoles). En nombre de los ciudadanos europeos, gracias Salva.

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada